Camarógrafa húngara reconoce que pateó a refugiados

091015-2

Camarógrafa húngara reconoce que pateó a refugiados

BUDAPEST, Hungría, sep. 9, 2015.- La reportera húngara que pateó y metió zancadillas a refugiados sirios que llegaban al país desde Serbia reconoció su acción, pero no quiso dar explicaciones y no ha pedido perdón, informó hoy miércoles el medio para el que trabajaba.

Petra Laszlo -reportera de la cadena de televisión N1, cercana al partido de extrema derecha Jobbik- puso la zancadilla a un hombre que corría con su hijo en brazos en su huida de un control policial en Röszke, tras pasar allí la noche en condiciones precarias.

En otras imágenes se la ve pateando a varios refugiados, incluida una niña.

El canal privado húngaro N1 despidió a la periodista y aseguró que ésta “reconoció su acción, aunque no pudo dar explicaciones” sobre su comportamiento.

Según el portal informativo “hvg”, la reportera desconectó su teléfono celular y es imposible dar con ella.

En la red social Facebook se abrió la página “Muro de la vergüenza Petra Laszlo”, que cuenta ya con más de 15.000 “me gusta”.

En ella se recogen las notas publicadas sobre el caso en el mundo, desde Estados Unidos hasta España y los países árabes, en las que los usuarios critican el comportamiento de la reportera.

Algunas opiniones tachan el caso en húngaro, inglés, árabe y portugués, entre otros idiomas, como una vergüenza y afirman que la periodista representa lo peor de la humanidad.

La formación de izquierda Coalición Democrática, del ex primer ministro socialdemócrata Ferenc Gyurcsány, y el partido Együtt-PM anunciaron hoy que denunciarán a la reportera por agredir a los refugiados.

091015-1El Comité Helsinki por los derechos humanos ha señalado que, como la reportera pateó a varias personas, podría enfrentarse a una pena de cárcel de entre 1 y 7 años, ya que los hechos están agravados porque la violencia está dirigida contra miembros de un colectivo.

En el punto de reunión de Röszke, en días anteriores se produjeron intentos de fuga y protestas por parte de los refugiados, quienes se quejan de que deben esperar mucho tiempo allí y pasar incluso noches a la intemperie.

Este punto es a donde llegan primero los refugiados que cruzan la frontera y donde tienen que esperar, antes de ser trasladados a los centros de registro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *