Día de la No Violencia Contra las Mujeres


Renato A. Lamarque /
Director

Pero felizmente hoy en día hay una legislación que castiga severamente a los agresores, abusivos, y delincuentes (si delincuentes, porque agredir a una mujer o niña es un delito), y no debe haber razón ni motivo que justifique esta violencia.

Se celebra cada 25 de Noviembre, y esta es la historia:

En República Dominicana se registró el asesinato de las tres hermanas Mirabal, hecho que tuvo lugar el 25 de noviembre de 1960, por órdenes del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo.

En 1981 se celebró en Bogotá, Colombia, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, donde se decidió marcar el 25 de noviembre como el Día Internacional de No Violencia contra las Mujeres, recordando el asesinato de las hermanas Mirabal.

Y en el año 1999, la Organización de Naciones Unidas (ONU) designó también dicha fecha con el mismo motivo.

Sin embargo, lastimosamente hoy en día aún persisten demasiados actos de violencia contra ellas, maltrato físico y psicológico; y no hay excepción de clases sociales, pues tanto abusa el gran señor como el que menos tiene, el de arriba y el de abajo, el gerente y el obrero, el rico y el pobre, el intelectual y el ignorante; es decir se comportan igual de salvajes.

Las estadísticas muestran que la violencia contra la mujer mayormente provienen del ámbito íntimo, familiar de la mujer o niña y no de un extraño.

Muy a nuestro pesar no es raro apreciar en nuestro círculo cercano de parientes y amigos se dan estas agresiones, que repito, no sólo es el maltrato físico sino también psicológico y hasta sexual.

Se abusa de una mujer cuando se le grita, se le ofende, se le menosprecia, ridiculiza, se le insulta, y eso es la parte más suave del tema, porque sabemos que el agresor no se queda tranquilo gritando o insultando, a continuación muy posiblemente llegarán los golpes, y esto si es que no llegaron antes sin mediar palabra.

Estos hechos violentos ocurren en la casa y los hijos siempre son testigos de excepción de los maltratos, pues es relativamente común que la discusión se transforme en una pelea que no sólo queda en lo que sale por la boca. Eso afecta a los hijos y de una u otra manera los marcará para su vida futura, ellos también son víctimas de manera directa o indirecta de todo esto.

Hay algunos estados o países que no son capaces de darle a la mujer el valor ni el sitial que se merece, pero ese no es nuestro caso, no vivimos allí; acá hay libertades y derechos ganados por ellas hace mucho tiempo.

Vivimos en una sociedad civilizada en la que las mujeres hoy en día realizan muchas actividades que antes sólo eran reservadas para los varones, y las realizan inclusive de manera sobresaliente.

Participan en el campo social, económico, político, religioso, deportivo, artístico, científico, literario, periodístico, diplomático, empresarial, muchas de ellas con mucho éxito. Ganan premios, trofeos, medallas, reconocimientos, diplomas, galardones.

Hay que reconocerlas y sobretodo respetarlas porque tienen una misión divina ya que la labor más importante encomendada a ellas por el Sumo Creador es que son capaces de dar vida, de crear a un ser humano y eso las hace intocables.

“Una mujer que es amada siempre tiene éxito”.

Vicki Baum (1888-1960) Novelista estadounidense

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *