EE UU se embarca en la aventura de lograr el mapa del cerebro humano

La gesta es comparable a la conquista del espacio o el proyecto del genoma humano. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha presentado este martes en la Casa Blanca el proyecto que dibujará el mapa del cerebro humano con la esperanza de desentrañar sus misterios y ayudar a combatir enfermedades como el alzhéimer o la epilepsia. “La nuestra es una nación de soñadores, de gente que arriesga”, ha dicho Obama.
Escuchado por una audiencia de científicos y empresarios implicados en esta nueva gran aventura, Obama ha defendido la necesidad de apostar por la ciencia y los investigadores y ha enfatizado la importancia de la presencia del Estado en estas empresas. “Internet, los microchips, el proyecto Apollo que nos llevó a la Luna… todo eso surgió gracias a la inversión pública”, ha recordado el presidente. “Por cada dólar que invertimos en su momento en hacer el mapa del genoma humano recibimos de vuelta 140 para nuestra economía”, ha explicado el mandatario.
El proyecto es conocido oficialmente como Investigación Cerebral mediante Neurotecnologías Innovadoras de Vanguardia (BRAIN, en sus siglas en inglés) y cuenta con una dotación del Estado de más de 100 millones de dólares (78 millones de euros). Obama quiere que las investigaciones incluyan a instituciones públicas pero también privadas.
En tono de broma, el presidente ha dicho que si los humanos hemos sido capaces de dibujar “las galaxias más lejanas” es imperdonable que no conozcamos como funcionan “los 1.300 gramos de materia que tenemos entre nuestras orejas”.
El Instituto Nacional de Salud (NIH en sus siglas en inglés), la Agencia de Proyectos para la Investigación en Defensa (DARPA) y la Fundación Nacional para la Ciencia son las tres instituciones públicas que están detrás del proyecto. En este “dream team” como lo ha denominado el director del NIH, Francis Collins, en un encuentro con la prensa, también participan fundaciones privadas y equipos de investigadores como el Instituto Médico Howard Hughes, la Fundación Kavil, el Instituto Salk para Estudios Biológicos y el Instituto Allen para la Ciencia Cerebral, según informa la Casa Blanca.
“Se trata de un proyecto interdisciplinar en el que habrá que integrar a ingenieros informáticos, químicos, físicos, neuro y nanocientíficos”, ha explicado Collins.
“Ahora es el momento de alcanzar un nivel de investigación y de desarrollo que no se ha visto desde los tiempos más intensos de la carrera espacial”, ha insistido el mandatario en su apuesta por la siguiente aventura estadounidense. “No quiero que los nuevos descubrimientos los realicen en China o en otro lugar”, ha asegurado. “No podemos perder la oportunidad de investigar y desarrollar este tipo de iniciativas que tienen la capacidad de mejorar la vida de mucha gente”.
El presidente ya había anunciado su decisión de lanzar un programa de exploración cerebral durante su pasado discurso del estado de la Unión, cuando recordó los beneficios del mapa del genoma humano, en el que EE UU invirtió 3.800 millones de dólares (2.966 millones de euros) a los largo de 13 años. Algunos analistas calculan que sus resultados generaron unos 800.000 millones de dólares (625.000 millones de euros) de actividad económica.
A diferencia del proyecto Genoma, cuya meta específica se alcanzó con un “mapa” de los genes humanos, el proyecto del cerebro no tiene un objetivo definido. Según los científicos que desarrollan el plan, este esfuerzo promoverá tecnologías que permitan que los investigadores produzcan imágenes dinámicas del cerebro en las cuales pueda verse cómo las células individuales y los complejos circuitos de neuronas interactúan a la velocidad del pensamiento.
Asimismo este conocimiento puede contribuir al tratamiento o la prevención de trastornos como los males de alzhéimer y parkinson, la epilepsia, el autismo y la esquizofrenia. http://sociedad.elpais.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *