Evangélicos nicaragüenses abogan por entendimiento con Colombia

Los pastores nicaragüenses solicitaron hoy a sus homólogos colombianos interceder para que acepte el fallo de la Corte In

ternacional de Justicia (CIJ) de la Haya.

 

Managua, 27 nov (PL) “Aunque creemos que algún día no muy lejano, los límites y las fronteras desaparecerán, sabemos que mientras ese momento llega nuestros gobernantes deben acatar, reconocer y sujetarse a las resoluciones emanadas del máximo órgano de justicia sobre la faz de la Tierra”, afirmaron.

En la carta, enviada a sus pares colombianos, los pastores nicaragüenses rememoraron el diferendo que por años existió entre los dos Estados “por una extensión de aguas, islas y cayos ubicadas a menos de 200 kilómetros de las costas de Nicaragua y a más

de 850 kilómetros de las de Colombia”.

Recordaron, además, que ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo bilateral las partes decidieron acudir a la CIJ de forma voluntaria para que esta determinara y acordaron “respetar y acatar lo que ese juez resolviera”.

Tras escuchar por varios años los alegatos y argumentos de ambos, los 15 jueces integrantes del ente de solución de conflictos por vía pacífica dictaron sentencia en consonancia con el Derecho Internacional y con las leyes del Derecho de mar, vigentes desde 1994, consideraron.

Esa resolución ratificó la soberanía de Colombia sobre islas habitadas y también sobre cayos y archipiélagos, en tanto estableció un nuevo límite marítimo a favor de Nicaragua, agrega el documento.

La administración sandinista, en cumplimiento del compromiso asumido ante el mundo, aceptó y reconoció el fallo “a pesar de que en los límites establecidos quedan por fuera todas las islas y cayos asignados a Colombia”.

Sin embargo, acota el texto, ustedes y el mundo conocen las reacciones del gobierno colombiano, que sólo reconoció las partes que le beneficiaban en la sentencia y orientó a la fuerza naval a mantener siete unidades de guerra en el área restituida a esta nación centroamericana.

Incluso, Santos amenazó con retirar a ese país del Pacto de Bogotá y con ello se colocó al margen del Derecho Internacional, añade.

La misiva, presentada este martes en la Universidad Evangélica de Nicaragua, refleja el interés de los religiosos nicaragüenses en lograr que sus homólogos colombianos pidan a su gobierno que cumpla con la palabra comprometida y reconozca la sentencia de la CIJ.

Lo que corresponde a cada uno de nuestros dos países ahora es aceptar dicha sentencia y establecer mecanismos y coordinaciones en una serie de áreas, para que de manera conjunta, como buenos vecinos, respetuosos de la ley miremos y avancemos hacia un futuro mejor, insta el documento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *