Guardar pan para mayo

Es por eso que muchos jugadores, hoy en día, prefieren calzarse el traje de empresarios y meterse en la vida de las inversiones y de los trajes largos, a pesar de que no es una tarea fácil y que en muchos casos no están preparados para incursionar en los negocios. Tomaremos como ejemplo algunos casos reales.
Andrés Iniesta, “El Cerebro” del Barza, es un referente no solo dentro del campo sino también en el mundo de los negocios por la variedad de sectores en los que ha invertido su dinero. Es el máximo accionista del Albacete Balompié, club cuyo pecho porta la publicidad de uno de sus patrocinadores: Bodegas Iniesta, viñedo que es propiedad del jugador del FC Barcelona. El Cerebro demuestra tener magia en los pies y en las barricadas de roble donde reposan sus vinos mas finos. Por si esto fuera poco Andrés Iniesta también cuenta en su gama de inversiones con una empresa dedicada al sector de la construcción, reformas y compra venta de inmuebles, una empresa llamada Andrés Iniesta Construcciones, que entre casa y casa sigue demostrando la inteligencia como muestra entre pared y pared dentro del campo.
El chileno Alexis Sánchez, también demuestra su buen tino dentro del campo en las ramas de las inversiones. El chico maravilla empleó un tercio de lo que el Barcelona pago al Udinese en bonos de empresas de liquidación, otro en acciones y el último en renta fija internacional, lo cual demuestra sus intensiones por progresar fuera de las canchas. Todo apunta a que Alexis estará fuera del Barcelona la próxima temporada, pero siempre estará dentro en la canchas de los negocios.
Por otro lado, el mejor jugador del mundo, Lionel Messi, siempre ha tratado de rodearse y asesorarse de buenas personas para poder manejar bien su patrimonio. A pesar de ser el jugador mejor pagado del planeta, es propietario junto con su padre y hermano, de un grupo inmobiliario. Los Messi realizan una gran inversión inmobiliaria en su natal Rosario, están construyendo un barrio privado en la localidad de Fighiera cifrado en 20 millones de euros. Por otro lado, lograron remodelar y reabrir el bar VIP, uno de los mas conocidos de Argentina en 2010. También tiene un negocio de comida rápida y carne. La Pulga merece, seguramente, mas balones de oro y se perfila a ser uno de los mejores de la historia, tanto dentro como fuera de la cancha demuestra ser un grande como sus edificios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *