Hugo Chávez, presidente de Venezuela murió el martes 5 a los 58 años

Llevó la contraria al refrán que dice ‘a la tercera va la vencida’. Desafió las propias leyes médicas al soportar el tute de la campaña electoral y logró hacer olvidar, en algunos instantes, la preocupación por su estado de salud. Incluso llegó a afirmar que estaba ‘totalmente recuperado’. Pero no era así. Hugo Chávez no ha podido superar las complicaciones que trajó consigo la cuarta operación quirúrgica, realizada el pasado 11 de diciembre en La Habana, y ha perdido la batalla contra el cáncer. El presidente de Venezuela ha fallecido en Caracas, tras una larga convalecencia, primero en Cuba y después en un Hospital Militar venezolano.
El vicepresidente Nicolás Maduro ha comparecido en todas las cadenas estatales para comunicar el fallecimiento de Chávez, que se produjo a las 16.25 hora local. Maduro, con lágrimas en los ojos, ha afirmado que “desplegarán todas las fuerzas bolivarianas para garantizar la seguridad del país”. Según la Constitución, ahora debe asumir el cargo el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, quien tendrá que convocar elecciones en el plazo de un mes. El gobierno venezolano en funciones, con Nicolás Maduro como presidente interino, ha decretado siete días de luto en el país y ha anunciado que el funeral de estado tendrá lugar este viernes en Caracas.
Poco después de volver a ganar los comicios, y tras una campaña electoral en la que se obvió en todo momento la salud del presidente, Chávez se vio obligado a anunciar que necesitaba una nueva operación para lo que viajaría a La Habana. Él siempre había restado importancia a su enfermedad. Hasta ese día, en que su optimismo dio paso a la preocupación. Por primera vez el pueblo fue consciente de la gravedad de su estado de salud después de que el líder revolucionario, con gesto apesadumbrado, pidiera a los suyos que en caso de quedar inhabilitado, apoyara a su vicepresidente Nicolás Maduro en unas nuevas elecciones.
Ni siquiera pudo esperar a ser investido presidente para el mandato de 2013-2019, y el 11 de diciembre se sometía en La Habana a una cuarta operación contra el cáncer. Una intervención compleja que duró seis horas. Una infección respiratoria alejaba cada vez más la posibilidad, barajada por el Gobierno, de que Chávez pudiera asistir a la toma de poder el 11 de enero.
Tras dos meses de convalecencia en Cuba, el presidente venezolano regresaba a Caracas y era recluido en el Hospital Militar para continuar con el tratamiento. Sin embargo, nunca se recuperó de los problemas respiratorios que iban minando poco a poco su salud.

El inicio de la enfermedad
Su vitalidad y actividad frenética sufrieron un duro revés en junio de 2011, cuando fue operado de urgencia en La Habana. Entonces dijeron que era por un absceso pélvico, pero la realidad demostró poco después que se trataba de un cáncer. Quince días después regresaba al quirófano para extirparle un tumor cancerígeno en el abdomen, sobre el cual el propio presidente informó sin detenerse en detalle de la profundidad de la enfermedad. No obstante, a pesar de que a lo largo de todo 2012 su estado ha ido deteriorándose, el secretismo sobre el tumor que padecía fue absoluto hasta después de las últimas elecciones presidenciales.
Después de ser declarado ganador, el mandatario desapareció prácticamente de la escena pública, con contadas presentaciones en la televisión, en una de las cuales admitió haber abordado la campaña por su reelección en malas condiciones de salud. Poco después, reconocía la reaparición del cáncer y dejaba el país en manos de Nicolás Maduro.Fuente: Isabel F. Lantigua | Yasmina Jiménez | El Mundo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *