Los padres 2.0 ya usan nuevos tecno-kits para cuidar bebés de manera moderna

Un pijama inteligente envía una señal al celular de mamá para avisarle que es hora de cambiar el pañal. Desde la planta baja, papá no tiene que molestarse en subir porque puede seguir desde su tablet cada movimiento del bebé. La cámara, con infrarrojo, además, llevará un registro de cuántas horas durmió y cuántas veces se despertó. Tampoco hay que preocuparse a la hora de salir a pasear. El cochecito viene con cargador para celular y el celular viene con aplicaciones que permiten saber si el bebé la está pasando bien o sus llantos son de puro aburrido.
La tecnología parece haber mandado al tacho al instinto materno.
¿En qué momento las madres dejaron de confiar en el codo para medir la temperatura del baño y prefirieron sumergir a sus hijos en aguas templadas por un termómetro?
“Los tiempos cambiaron y hoy las mujeres tienen mucha menos ayuda que antes. Trabajan todo el día y cuando llegan a casa no está la abuela para enseñarles porque seguramente esa abuela también está trabajando, y es la abuela la que le compra el termómetro para el baño”, explica Graciela Scolamieri, obstétrica y coordinadora de grupos para padres.
Con un costo de mil dólares, la empresa Exmobaby acaba de lanzar en Estados Unidos lo último en tecnología para bebés: un pijama que monitorea sus movimientos, el ritmo cardíaco y la temperatura corporal. Si tiene fiebre, si se mueve demasiado, si algo fuera de protocolo está ocurriendo, el pijama lanza una alarma al teléfono celular o la computadora de los padres.
El pijama es lo más avanzado de un sinfín de productos de los que los padres versión 2.0 no parecen poder prescindir.
www.clarin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *